Anti envejecimiento / Antiaging




¿Por qué Envejecemos?

En general nuestro cuerpo y por supuesto nuestra piel está en un proceso continuo de envejecimiento. Este proceso sucede debido a la acumulación de diferentes cambios en nuestro cuerpo que nos llevan a enfermarnos y finalmente morir.

Este proceso involucra cambios causados por dos tipos de factores: internos y externos. Estos cambios se reflejan principalmente en nuestra piel por ser el órgano más grande de nuestro cuerpo y el que podemos ver diariamente. Algunos de los cambios o primeros signos de envejecimiento se presentan desde que tenemos 30 años y principalmente después de cumplir 40.

Factores Internos

Los factores de envejecimiento internos están íntimamente relacionados con nuestro reloj biológico y no podemos controlarlos de ninguna forma. Los cambios o signos de envejecimiento son naturales y están genéticamente programados en nuestras células. Estos signos son irremediables o al menos hasta ahora, pues aún no se ha creado y distribuido la fórmula de la juventud eterna ;)

Por esta razón debemos enfrentarlos de la mejor manera. Cuidar apropiadamente nuestra piel y tomar precauciones en beneficio de nuestra salud puede reducir el impacto del tiempo.

Factores Externos

Los factores de envejecimiento externos están relacionados con el ambiente donde vivimos y nuestro estilo de vida. Una parte de ellos están bajo nuestro control mientras que otra no.

Factores de Envejecimiento Incontrolables

Entre estos encontramos la intensidad del sol, el paso de los rayos ultravioleta y los radicales libres presentes en el ambiente. El impacto y la concentración de los radicales libres cada vez es mayor debido a la polución y la contaminación. Aunque no podemos controlarlos, sí podemos tomar medidas de precaución para evitar que no afecten nuestra piel.

Para disminuir sus efectos en el envejecimiento de la piel, es necesario protegerla de la humedad, las temperaturas extremas, el viento, la polución y el sol.

Aunque se consideran incontrolables, realmente cada uno de nosotros puede aportar el mejoramiento y cuidado del ambiente. Esto podría disminuir o al menos controlar los cambios de clima extremos y evitar el aumento de la contaminación.

Entre estos encontramos factores como el sueño y la forma como dormimos, alimentación, niveles de estrés, expresiones faciales y ejercicio físico. Estos sí dependen únicamente de nosotros. Por lo tanto, debemos mejorar nuestro estilo de vida para eliminar el impacto de la falta de sueño, el bajo consumo de agua, la mala nutrición, la falta de actividad física, el estrés y el consumo de substancias tóxicas.

Hoy en día, la rutina diaria de las personas es cada vez más agitada. Cada vez hay menos tiempo y más actividades por resolver. Esta es la razón por la que cada año se reportan más casos de enfermedades cardiovasculares, paros cardiacos y por supuesto de enfermedades de la piel como el envejecimiento prematuro. Es necesario tomar de conciencia del impacto que tiene el estilo de vida que llevamos en nuestra salud. Porque sin salud todo se pierde.